¿Tus paredes vacías están suplicando un poco de atención? Está claro que, por muy amantes que seamos del minimalismo, no podemos negar el encanto que tienen las paredes de tu salón, dormitorio o cualquier estancia de tu hogar cuando colgamos cuadros en ellas, ¿verdad?

Pero seguro que cuando llega el momento de enfrentarnos a una pared vacía nos asaltan todo tipo de dudas: ¿Cuántos cuadros debo colgar? ¿De qué manera podría combinar varios? ¿Cuáles son los lugares adecuados para ellos?

 

Porque sabemos que colocar cuadros con gracia no siempre es fácil, hoy queremos resolver todas tus dudas para que por fin puedas animar tus paredes. Ya sea porque te acabas de mudar o porque no te has atrevido aún, en Escuela Madrileña de Decoración te traemos la guía definitiva sobre ‘Cómo decorar con cuadros y crear composiciones perfectas”.

¿Quieres crear tu propia ‘galería de arte’ en casa y darles a tus paredes un poco de alegría y personalidad? ¡Pues toma nota de las claves que te traemos a continuación! Además, al final de este post encontrarás una sorpresa muy especial…

 

¿Por dónde empezar? Elige dónde, qué y cómo

Cuadros, láminas y fotografías son, sin duda, los recursos más habituales a la hora de vestir nuestras paredes. Hoy en día existen infinidad de opciones y tiendas donde encontraremos lo que mejor se ajuste a nuestros gustos, espacio y presupuesto. Una opción muy interesante es posterlounge, una tienda online especializada en elementos para la decoración de pared. Cuentan con un amplio banco de imágenes -desde fotografías, ilustraciones, láminas con mensajes y tipografía inspiradora, hasta reproducciones de grandes pintores de la historia del arte- en el que seguro podrás encontrar tus cuadros perfectos.

 

Una vez que tengas claro la pared que quieres vestir, lo primero que debes tener en cuenta para decorar con cuadros es el tamaño y formato que tendrán. Es muy importante valorar y decidir cuál es la forma más adecuada -horizontal, cuadrado, vertical- para conseguir la composición idónea y que armonice con el resto de la estancia. Por ello, el mercado ofrece gran variedad tanto en el tamaño de los cuadros como en el soporte de impresión. Puedes elegir un acabado más contemporáneo decantándote por una impresión en papel fotográfico, sobre aluminio, PVC e incluso metacrilato, u optar por un acabado más clásico o tradicional eligiendo reproducciones sobre lienzo o madera.

En este punto tendrás que sopesar, además, si quieres crear una composición sencilla y simétrica, o si la idea es ir ampliando la colección progresivamente.

Un consejo importante que te damos en este momento es: Cuidado con caer en el horror vacui. Queremos ayudarte a crear soluciones para «llenar» las paredes de una manera decorativa, ordenada y unificada.

El ‘horror vacui’ es una expresión latina que se traduce como ‘Miedo al vacío’ y se identifica con una tendencia a lo recargado y ornamental. Debemos tener cuidado en no caer en este tópico a la hora de decorar con cuadros ya que podemos generar saturación visual y agobio, una tendencia propia de los museos del siglo XIX e incluso de algunas galerías de arte actuales.

En general, cualquier pared o espacio que creas que necesite ‘un toque artístico’ es apta para ello. El salón, el recibidor, tu dormitorio, incluso el cuarto de baño o la cocina son lugares donde poner ese toque de personalidad que sólo los cuadros pueden aportar, pero queremos ayudarte a conseguir la perfección. Sigue leyendo y descubre nuestros tips definitivos para conocer las claves de decorar con cuadros.